Joaquín Marcelo, hijo de Carmen Mota, ha trabajado estrechamente con su madre desde sus inicios en el mundo de la danza. Si bien tuvo otras influencias (estudió flamenco con Raúl Martínez y El Farruco, y regional con Pedro Azorín), no ha dejado de trabajar, primero como cuerpo de baile, y finalmente, como coreógrafo en los diversos espectáculos de la compañía.

Ha coreografíado el exitoso espectáculo Fuego! y sus piezas son la base de la compañía durante los últimos 8 años.

Debido a que perdió totalmente la audición en su niñez, Joaquín ha desarrollado un sentido interno del ritmo que, junto con las vibraciones, le ha ayudado a bailar sobre un escenario y posteriormente montar coreografías sin que el público haya sido consciente de su problema sensorial.

Movido por su personal concepción de contar historias a tarvés del flamenco, ha creado las obras “Carmen”,  “Don Juan”, “Urban Romeo” y “Esencia de amor”, creando en todas ellas la idea adaptada de la obra original, libreto, coreografía, diseño de iluminación, escenografía y la dirección escénica.

marcelo